David Fincher: Mank (2020)

Una película que tematiza los entresijos ideológicos del Hollywood de la década de los treinta. Teniendo como telón de fondo Ciudadano Kane, el clásico de Orson Wells, Fincher saca a la luz la figura de su guionista, Hermann Mankievicz (un Gary Oldman colosal), un brillante intelectual y alcohólico autodestructivo, que se mueve en un periodo histórico convulso, entre la crisis del 29, el auge del socialismo y el asentamiento del capitalismo más brutal. Hilando más fino, podríamos pensar que estamos ante una peculiar relectura del clásico de Wells, hecha no desde la perspectiva del exitoso y gran empresario sin escrúpulos, sino desde la del olvidado y pequeño guionista con principios.

Una película impecable visualmente, rodada en blanco y negro, un Fincher con un talento desbordante como narrador fílmico, un prodigio de reconstrucción de escenarios de la época dorada del cine americano, que evoca por los momentos a Sunset Bulevard (W.Wilder). Además, es tan perfecta en su modo de ser que con rapidez se convertirá en una de esas raras y escasas películas suspendidas en el tiempo, permaneciendo aisladas, hieráticas, atemporales. Recuerdo otra película con los mismos rasgos, la genial de Tim Burton, Ed Wood. En términos estrictamente visuales ambas están en el mismo lugar: encapsulan un pedazo de tiempo y lo congelan, de modo que al verlas de nuevo siempre uno siente que las está viendo por primera vez; siempre frescas, sin envejecer un ápice, inquietantes, como las estatuas egipcias.

Desde la perspectiva del concepto, y como hemos dicho ya, todo gira entorno a la figura del guionista Mankievicz y la génesis del guión de Ciudadano Kane. Hay una clara intención de presentar un paralelismo entre la realidad histórica que vive USA en la década de los treinta y lo que el clásico de Wells quiere plasmar: la dicotomía entre dos modelos de política, de cultura, de economía y, en último término, de vida y de hombre: el capitalismo, cuyos valores son el triunfo, el poder del más fuerte, la productividad, la ética del dinero, y la reducción de todo a su valor de cambio. Por otro lado, el socialismo, con los valores de la dignidad, la igualdad, la justicia, y la reivindicación en último término de la fraternidad y los ideales ilustrados. Frente a un poder económico que lo engulle todo poniéndolo a su servicio, tenemos el socialismo y la idea de que por encima de todo están los principios éticos y que no todo medio justifica el fin. La misma disputa es la que trata Ciudadano Kane. Pero en ambos casos, tenemos una visión centrada en uno de los dos polos enfrentados: en la película de Wells, el lado del capitalista Kane, que desde la nada levanta un imperio colosal (todo lo que toca lo convierte en oro), del empresario exitoso y al que no se le resiste nada ni nadie, pero que adolece de una incurable enfermedad: la de la soledad más cruel, la infelicidad insoportable y el vacío de sentido. ¿Para qué amasar tanta riqueza, si a la hora de la muerte no queda nada?¿Cuál es el fin? El olvido, humo que se desvanece en el atardecer. Por otro lado, en la película de Fincher, el lado del socialista: el guionista Mankievicz, el Quijote defensor de las causas perdidas, de los derechos laborales del trabajador explotado, en contra de la humillación y los abusos que ejerce el poderoso sobre todo y todos, siempre en defensa de la dignidad. Una vida la del guionista Mankievicz condenada al fracaso laboral, marginada con toda intención, silenciada pero llena de sentido, memorable. El guionista que, alcoholizado, dice a la cara de los magnates exitosos el hedor inhumano y explotador que encierran sus empresas exitosas.

En definitiva, una valiente exposición de las cloacas de la industria del cine y del poder de los estudios cinematográficos para formar y dirigir la opinión política del ciudadano.

FICHA TÉCNICA

Título original: Mank

Año: 2020

Duración: 132 min.

País: Estados Unidos

Dirección: David Fincher

Guion: Jack Fincher

Música: Trent Reznor, Atticus Ross

Fotografía: Erik Messerschmidt (B&W)

Reparto:

Gary Oldman, Amanda Seyfried, Arliss Howard, Charles Dance, Tom Burke, Lily Collins, Tuppence Middleton, Tom Pelphrey, Ferdinand Kingsley, Jamie McShane, Joseph Cross, Sam Troughton, Toby Leonard Moore, Leven Rambin, Madison West, Adam Shapiro, Monika Gossmann, Paul Fox, Jessie Cohen, Amie Farrell, Alex Leontev, Stewart Skelton, Craig Robert Young, Derek Petropolis, Jaclyn Bethany, Arlo Mert.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s