Mi comentario a Macbeth: la tragedia del poder

Macbeth es la historia de una pasión, la de la ambición por el poder (la de ser rey). Macbeth pasa de ser un hombre leal a su rey, aclamado como héroe y en la plenitud de su fama, a un traidor que con tal de alcanzar el poder asesina a todo aquel que se interpone en su camino, y una vez conseguido el poder se convierte en un tirano carcomido por las desconfianzas y la inseguridades.

Que rápido se corrompe la naturaleza humana: en cuanto las brujas le transmiten un futuro en el que él será rey, desde entonces, el corazón y el pensamiento de Macbeth no hacen más que inflamarse ante la posibilidad de lograrlo. La política está repleta de casos de esos corazones heridos por la ambición del poder. Macbeth nos dibuja el proceso de como poco a poco se va llegando a ese fin, la cantidad de maldades, traiciones y violencia que tiene que cometerse para conseguirlo. Shakespeare no pone el acento en las disputas externas de los sujetos por conseguir el poder, sino más bien en cómo una persona se transforma (o se deforma, depende desde que perspectiva lo veamos), pasando de ser alguien leal a un tirano sanguinario.

Y es que Macbeth representa esa caída del ser humano en la pasión de la ambición por el poder, una pasión que de suyo tiende a acrecentarse más y más, nunca contento con ningún límite, y que despliega una red de desconfianzas que acaban en una matanza de todo aquel que supone un riesgo para el que detenta el poder: el poder sin seguridad no es tal. La cuestión estriba en que por más que busquemos seguridad y confianza, nunca las hay en términos absolutos, y en esta medida siempre queda abierta la posibilidad de que alguna de ellas se rompa. El que detenta el poder nunca descansa.

Finalmente, una reflexión más filosófica acerca de esa conciencia desgarrada que es Macbeth. Las brujas, afirmando que es un oráculo de obligado cumplimiento su futuro reinado, continuando con Banquo que le incita a reflexionarlo, y la propia Lady Macbeth, que se alza como azicate, su gran apoyo y consejera, cada uno a su modo contribuyen a lo mismo: a sembrar la semilla de la ambición en el corazón de Macbeth. Los mortales adolecen de ese defecto: dejarse cautivar por una palabra que les hace sentir incompletos, carentes de algo, y prometerles ampliar su ser, ser más de lo que son, abandonar la tranquilidad y paz de permanecer en su lugar y en su ser; querer ser lo que no son. Esto último es nada más y nada menos que el motor constante que dinamiza todas las figuras de la conciencia en La Fenomenología del espíritu, es decir, es el ser de la conciencia. La plenitud del ser se rompe por la aparición del no-ser, y esa primera rotura es un destino para la naturaleza humana, pues está inscrita a fuego en su propia naturaleza y siempre la podemos encontrar como motivo último en aquellos que ansían poder. La plenitud rota, el anhelo de volver a ella, y cuando la conciencia piensa que la ha logrado, de nuevo hay una caída que le vuelve a mostrar que no es así. La tragedia del poder no es más que otro modo de presentar la tragedia en la que consiste la conciencia misma.

2 comentarios sobre “Mi comentario a Macbeth: la tragedia del poder

  1. Estupenda entrada. ¿Cree que el hecho de que Duncan decidiera premiar a su propio hijo frente al meritorio Macbeth tuvo algo que ver en que se decidiera a matarlo, al no ver otra salida para cumplir el que él creía su destino?

    Me gusta

    1. Buenas. Gracias por el comentario. Me alegro que le haya gustado. Pienso que al final Macbeth asesina a todo aquel que supone un riesgo para su objetivo, que no es otro que obtener el poder y mantenerlo. El hijo de Duncan es solo un obstáculo que hay que eliminar. No creo que Macbeth tuviera algún tipo de celo o enviada por no ser elegido por Duncan. La lógica del poder obliga a quitar de en medio a todo aquello que supone un peligro….

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s